Los hombres también lloramos

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Recientemente recibí la noticia del fallecimiento del papá de un parcero y recordé inmediatamente cuando fallecieron los padres de grandes amigos míos, cuando se fueron mis abuelos, incluso cuando el cielo recibió a la mujer que fue motivación de este blog, mi abuelita.

Les dejo el primer artículo que escribí en EsLoQuePienso con palabras que pronuncié en el velorio de una «mujer inmortal» https://esloquepienso.co/blog/las-cosas-buenas-de-la-muerte/.

El corazón se nos arruga cuando un ser querido nos deja en la tierra y se va para el cielo, pero cuando el papá ya no está en carne viva, es un reto increíble que la vida nos plantea, es un momento en el que sentimos que todo queda en pausa, es un instante en el que la vida nos puede dar un giro de 360 grados y lo digo con total conocimiento y convicción porque he visto de cerca, muy de cerca, he visto como grandes amigos como Andrés, Juan, Mi Padre y seguramente Lucciani por estos días siente hundirse en el llanto porque su más grande admiración, porque su magnífica motivación se ha ido para siempre.

los hombres tambien lloramosLlorar no está mal y menos en un hombre, la sociedad nos ha impuesto que los hombres no lloran pero los hombres también lloramos, somos personas de carne y hueso, con sentimientos como cualquier mujer, en etapas como estas es necesario hacerlo, es necesario expresar a plena luz nuestro dolor y tristeza.

Anoche pensaba que Don Hermes, Don Juan y Don Luciano, se convirtieron en una motivación mayor para Andrés, Juan y Lucciani respectivamente a partir de su fallecimiento por una sencilla razón, cada hijo siempre quiere ver bien a sus padres, hacerlos sentir orgullosos de lo que somos, de lo que nos han enseñado y en lo que nos hemos convertido gracias a sus enseñanzas y consejos, motivo por el cual nos levantamos de las lágrimas a luchar por nuestros sueños, esos mismos sueños que cada día iluminan desde el cielo y bendicen para que sean una realidad.

Dedico estás cortas palabras a estos grandes amigos y a sus padres, sin poder evitar las lágrimas en mi rostro quiero decirles con seguridad que me siento orgulloso de esa berraquera que han tenido para salir adelante, para completar lo que estaba inconcluso o en proceso cuando el hombre que les dió la vida y los educó tuvo que irse para cuidarlos desde el cielo.

Si crees que esta historia te pudo servir en algo a ti o al alguien más, compártela, sígueme y te seguiré contando más historias. #EsLoQuePienso
Instagram: @olparra
Twitter: @olparra
Facebook: /olparra
LinkedIn: /olparra

¿ y tú, qué es lo que piensas ?
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario