Los reconocimientos se dan en vida.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Hace mucho tiempo no escribía en este espacio con lágrimas en los ojos como lo hago ahora, tal y como lo hice con el primer artículo que escribí (ver mas: Las cosas buenas de la muerte).  Hoy veía el primer capítulo de «Jefe Encubierto» y definitivamente se me arrugó el corazón mientras pensaba en las miles de historias que existen al otro lado de la ventana de mi apartamento.

Los reconocimientos se dan en vida y creo que pocos pensamos en las historias que hay detrás de las personas que nos sirven a diario, en la persona que nos abre la puerta del edificio, quien nos vende el tiquete del transporte, quien nos da la cita en el médico, quien nos vende la cerveza, quien nos vende el mercado, quien nos atiende en el banco y todas las familias que los motivan a diario para seguir adelante y cumplir sus sueños. Cientos de miles de personas dan su vida entera para servir a los demás, nos brindan su tiempo, su paciencia, su sonrisa, muchos de ellos olvidándose de su propia felicidad por hacer feliz a sus familias o a las personas como usted o como yo y nunca les agradecemos.

En cada historia hay una mujer de admirar, una mujer que madruga a las 4 de la mañana a trabajar por sus hijos y que termina su jornada casi a la media noche tooodos los días; en cada historia hay un hombre emprendedor que ha fracasado muchas veces pero se ha levantado una vez más y ha vuelto a empezar; en cada historia hay un joven con sueños, con ganas de tener el mundo a sus pies y mejorar la calidad de vida de sus seres queridos. Lo mejor de todas esas historias con las que nos cruzamos a diario, es que detrás de ellas hay sueños, objetivos, alegrías y tristezas, fracasos y éxitos que deberían ser un ejemplo para el mundo entero.

Mi reconocimiento hoy es para mi familia entera, para mis padres, mi hermana, tíos y tías, primos y primas y los abuelos que ya no están, Gracias Gracias Gracias por motivarme a seguir adelante, por aportar su granito de arena para ser feliz, por enseñarme que la vida es una sola y que debemos aprender a disfrutarla a diario.

Lo invito a que agradezca todo el tiempo por lo bueno o por lo malo que se cruce en su vida, siempre pasa por alguna razón, piense en la historia que hay detrás de cada sonrisa o de cada lágrima que pasa por su retina y al final de cada segundo busque la felicidad y la tranquilidad para su vida.

Si crees que esta historia te pudo servir en algo a ti o al alguien más, compártela, sígueme y te seguiré contando más historias. #EsLoQuePienso
Instagram: @olparra
Twitter: @olparra
Facebook: /olparra
LinkedIn: /olparra

¿ y tú, qué es lo que piensas ?
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario