Mi mamá fue una mala madre

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

La crianza de un hijo es una de las labores más desagradecidas en el mundo porque una mujer entrega todo su tiempo sin esperar nada a cambio, aunque aveces no demos ni las gracias, únicamente le basta con que sus hijos sean unas buenas personas, llenas de respeto y amor por su familia y que le aporten algo bueno a la sociedad.

Hoy en día castigar o reprender a un hijo es sinónimo de maltrato infantil (generaciones extremistas), pero si reprender a un hijo cuando se porta mal, cuando le falta al respeto a su mamá o a su papá o cuando no hace caso, entonces mi mamá fue una mala madre y le agradezco por eso (Lea: Eres la mejor mamá del mundo)

Aunque no estoy de acuerdo con los extremos ni mucho menos con la violencia, yo fui de la generación que criaron a punta de correa y chamizo o con una cachetada bien puesta cuando medio le alzaba la voz a mi mamá o mi abuelita y déjenme decirle que no estoy traumatizado.

En los años 80 también habían malas personas, ladrones y malandros que quizá no probaron el poder de la chancla, a los demás nos formaron con principios de responsabilidad y respeto que nos hicieron personas de bien, pero ojo no solo a los golpes se educa un niño, la pedagogía, los buenos comportamientos y el ejemplo de sus padres en el hogar son primordiales para una muy buena crianza, sin embargo, existen ocasiones donde reprenderlos es importante para crear un espacio de autoridad y respeto.

Muchos padres de ahora están criando niños mimados y rebeldes y confunden el libre desarrollo de la personalidad de los hijos con el libertinaje, que a una edad muy corta se puede convertir en irrespeto; los niños de ahora son llamados “blanditos” que no se les puede decir nada cuando se comportan mal y peor aún, existen personas que se indignan cuando ven a un padre reprendiendo a sus hijos como parte de su proceso de formación, claro, estamos en la era y el país de los indignados.

Yo tuve el placer de ser educado por mi mamá y por mi abuelita, pero a diferencia de muchas abuelas de ahora, no me enseñaron el significado del amor basado en lo material, a mi no me compraban con regalos cada 8 días ni competían por mi cariño y respeto. A mi me enseñaron el valor de la unión familiar, del apoyo, de la incondicionalidad, para mi es mas importante estar que regalar, por eso no me pierdo ni una fiesta de mi familia y lo valioso no es regalo, aunque si llevamos una que otra botellita de algo, nadie se pone bravo jajaja así es el clan de los Alfonso.

Padres, evalúen como están criando a sus hijos e independientemente de la metodología que usen para formarlos, basen sus acciones en el amor y el respeto por si mismos y por la familia y así la sociedad no castigará a sus hijos en el futuro.

Si crees que esta historia te pudo servir en algo a ti o al alguien más, compártela, sígueme y te seguiré contando más historias. #EsLoQuePienso
Instagram: @olparra
Twitter: @olparra
Facebook: /olparra
LinkedIn: /olparra

¿ y tú, qué es lo que piensas ?
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario