Se fue un Verdadero Maestro

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Todo empezaba con una conversación:

  • ¿Te gusta la actuación?
  • Si por supuesto, me gusta
  • Lástima, la actuación no gusta de ti.

El Maestro Alfonso Ortiz, ácido en ocasiones, tierno en otras, pero muy sincero desde el principio; tenía un ojo implacable para aquellas personas que quieren ejercer la profesión que tanto honró durante 40 años.

Recuerdo perfectamente el día que lo conocí: Víctor Cárdenas me llama un día y me dice, me llamó el Maestro y le dije ¿cuál maestro?, pues el Maestro Alfonso Ortiz y me dijo que necesita un fotógrafo y yo le hablé de ti (aclaro que yo no soy el fotógrafo de iTalentt sino mi socio Julián y muy bueno por cierto), entonces comunícate con Leonor, su esposa y gerente.

Al día siguiente llamé a Leonor, un sol de mujer, una dama en todo el sentido de la palabra, le conté lo que hacíamos y acordamos una cita en la sala de su oficina (las sillas negras de Juan Valdez de Atlantis), era el lugar preferido de esta pareja particular para tener reuniones.

Me sentía un poco ansioso porque iba a sentarme con un famoso de la televisión Colombiana a conversar sobre lo que hacíamos en la empresa y desde allí, cómo podríamos apoyar su labor de educativa en su taller de actuación; llegué muy puntual como siempre y ellos ya estaban en la sala de juntas, una mesa en todo el centro la plazoleta de Juan Valdez, yo llevaba mi maletín de madera de Boudoir, el cual sin saberlo se convirtió en el broche de oro de una linda y amena conversación.

Allí estaba Alfonso Ortiz, un señor con muy buena energía, me dió un cálido abrazo y nos sentamos, su mirada era comprensiva y atenta mientras yo me presentaba y le hablaba un poco de mi experiencia. Cuando él empezó a hablar, su voz era dulce y pausada, sin embargo, se notaba la pasión con la que se refería a la actuación, a sus pupilos y la visión que tenía de su taller y allí fue donde hicimos click porque cada uno entendió que le podía aportar al otro.

Mientras continuaba la charla al ritmo de dos cafés y un té, ellos no paraban de mirar el maletín de madera color café que estaba sobre la mesa y justo antes de terminar y haber revisado la plataforma digital, el Maestro me dice:

«Qué llevas en ese maletín, nos gusta su estilo vintage», Leonor inmediatamente dijo, «ay Leo déjenos ver ya», abrí los broches con tal misterio que cuando le di vuelta se notó la emoción en sus rostros y ella dijo, «Ponchiiiis yo quiero estoooo».

Empezó un tire y afloje mientras hablábamos sobre arte y fotografía hasta que «Ponchis», como le decía su esposa de cariño, le dijo, «si lo quieres yo te lo regalo» y así fue como «Leito Pachón» vivió la Experiencia Boudoir gracias al romanticismo exquisito del Maestro Alfonso Ortiz.

Con nostalgia recuerdo ese momento, porque fue el día en el que comencé un proceso de afinamiento del propósito de lo que hoy en día hacemos, porque con el maestro aprendí que primero están las personas y luego los profesionales y si quieres algo debes luchar por eso que está al otro lado del miedo, el miedo al ridículo y a los comentarios, porque cuando hay talento, te esfuerzas al máximo y te preparas con dedicación, el reconocimiento llega por añadidura.

Hoy se fue un Verdadero Maestro, El Maestro Alfonso Ortiz, el que te enseñaba desde la experiencia y el conocimiento, el que se destacó por su perfección y relevancia dentro de su profesión, del que se recibían enseñanzas muy valiosas. Dios lo ha llamado a rendir cuentas y definitivamente si sabía contar y por miles, como los estudiantes que tuvieron la inmensa fortuna de conocerte y aprender de él, Buen Viaje Maestro.

Mis más sinceras condolencias a su esposa Leito que quiero mucho, a su hijo David, un talento de la actuación también y a todas las personas cercanas les envío la mejor energía para que puedan afrontar este momento tan difícil.

¿ y tú, qué es lo que piensas ?
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Deja una respuesta